Queremos que nuestras PYMEs prosperen y nosotros podemos ayudar. #yocreoenlaspymes

Los detalles son los que marcan las diferencias en la mayoría de las cosas. Por eso, nunca hay que dejarlos de lado si querés tener resultados excepcionales y una verdadera salud financiera.

Es muy normal que, para crear un nuevo proyecto, hagamos unos números rápidos estimando el impacto así como los requerimientos. Desafortunadamente, de esta manera los detalles pasan desapercibidos porque “luego los vemos”.

El costo financiero y de oportunidad que esto implica puede resultar muy alto. El año pasado, nos contactó un cliente que quería comprar una propiedad en Alajuela centro y deseaba que le ayudáramos a gestionar el crédito para adquirirla. Su giro de negocio era la educación y él deseaba crear una universidad en una zona con una posición privilegiada.

Cuando nos presentó su requerimiento, todo marchaba muy bien en cuanto al concepto del negocio, las necesidades, los socios, etc.. Sin embargo, cuando llegamos al detalle del valor de venta por metro cuadrado de la propiedad, el precio era ridículo (el doble del precio aceptable por un banco). Él alegaba que era un valor razonable por “el punto” en el que estaba. No obstante, por más ubicación privilegiada, no había forma de que pudiéramos apoyarle pues no habría banco que aceptara esos números.

En ese momento, el cliente ya había gastado una cantidad importante de dinero y esfuerzo. Esa energía se desperdició debido a un detalle tan relevante que fue pospuesto. Todavía la propiedad sigue en venta y creo que, con ese precio, seguirá disponible por varios años más.

Tené en consideración estos elementos en todo momento para que no le suceda lo mismo con sus proyectos:

  1. Clarifique todos los elementos que su proyecto requiera (ingresos y gastos).
  2. Los números siempre deben estar bien respaldados con cotizaciones o presupuestos que los respalden.
  3. Si hace cálculos estimados, considere siempre un rango de error de al menos 10%.
  4. Realice varias cotizaciones de un mismo producto y/o servicio.
  5. Haga los números pensando en el peor escenario.
  6. Piense como si fuera un banco: ¿qué riesgos asociados tiene su proyecto o actividad?
  7. Converse con personas de confianza, muchas veces no vemos cosas que para otros son obvias.

Los ticos somos buenos para dejar las cosas a la suerte del camino. Sin embargo, esto es algo que sale muy caro con el paso del tiempo. Estoy seguro que usted ha pasado por momentos en los cuales una falta de atención en lo detalles financieros le ha jugado una mala pasada.

Comments